Ser cada vez mas positivo esta en funcion de la perdida de electrones.

Si quieres ser más positivo… ¡¡¡pierde un electrón!!!

1289251178F5z4GN

Si analizamos por un momento… creo que si de ello (perder electrones) dependiera conservar en nosotros un estado de ánimo positivo,  concluyo que seríamos positivos constantemente en cualquier circunstancia de la vida  (a tal grado que no sería necesario que tuviéramos qué perder electrones, ya que de forma natural e inconsciente los perdemos).

En realidad constantemente perdemos electrones (proceso conocido como oxidación) pero si tomamos esta afirmación de manera literal, podemos confirmar que la pérdida de electrones que ocurre de forma natural evidentemente no genera un estado anímico positivo en automático, de ahí que tenemos qué tomar esta afirmación en sentido figurado, donde tendremos qué encontrar el sentido metafórico de  el electrón. Desde esta perspectiva surge la pregunta en base al siguiente análisis; si no es exactamente el electrón lo que tenemos qué perder para ser positivos, ¿qué tendremos qué perder realmente?, ¿ el electrón a quién o a qué representa?.

Puedo señalar que el electrón viene a representar todo aquello que ha dejado de contribuir positivamente a nuestro propósito en la vida, ¿tiene sentido verdad?, ya que experimentamos en muchas circunstancias de nuestra propia vida que cuando nos permitimos a nosotros mismos desprendernos, y/o liberarnos de  ideas, pensamientos, creencias, circunstancias, etc que de alguna manera bloqueaban nuestra energía logramos fluir hacia aquello que necesita nuestro espíritu para continuar evolucionando, y precisamente ese es el motivo de estar aquí en la Tierra, es la causa de nuestra existencia, evolucionar.

Ahora que lo pensamos así,  considero que el mensaje que hay detrás de este consejo, se refiere a algo más profundo y revelador; “seamos capaces de dejar ir lo que ya no sirve a nuestro propósito. Dejemos ir ese electrón que estructura nuestros pensamientos antiguos y obsoletos, solo hasta que aprendamos a desprendernos del pasado, a vivir sin apegos es cuando disfrutaremos cada instante como si fuera no el último pero sí único, no esperando recibir más que lo que ya existe en este instante, en este presente, pues es todo lo que tenemos, el momento presente y nada más.

Permitamos que el electrón de los pensamientos obsoletos se aleje para dar espacio a los nuevos pensamientos configurados con nuevos electrones.

Con-ciencia Química