Ser cada vez mas positivo esta en funcion de la perdida de electrones.

Si quieres ser más positivo… ¡¡¡pierde un electrón!!!

1289251178F5z4GN

Si analizamos por un momento… creo que si de ello (perder electrones) dependiera conservar en nosotros un estado de ánimo positivo,  concluyo que seríamos positivos constantemente en cualquier circunstancia de la vida  (a tal grado que no sería necesario que tuviéramos qué perder electrones, ya que de forma natural e inconsciente los perdemos).

En realidad constantemente perdemos electrones (proceso conocido como oxidación) pero si tomamos esta afirmación de manera literal, podemos confirmar que la pérdida de electrones que ocurre de forma natural evidentemente no genera un estado anímico positivo en automático, de ahí que tenemos qué tomar esta afirmación en sentido figurado, donde tendremos qué encontrar el sentido metafórico de  el electrón. Desde esta perspectiva surge la pregunta en base al siguiente análisis; si no es exactamente el electrón lo que tenemos qué perder para ser positivos, ¿qué tendremos qué perder realmente?, ¿ el electrón a quién o a qué representa?.

Puedo señalar que el electrón viene a representar todo aquello que ha dejado de contribuir positivamente a nuestro propósito en la vida, ¿tiene sentido verdad?, ya que experimentamos en muchas circunstancias de nuestra propia vida que cuando nos permitimos a nosotros mismos desprendernos, y/o liberarnos de  ideas, pensamientos, creencias, circunstancias, etc que de alguna manera bloqueaban nuestra energía logramos fluir hacia aquello que necesita nuestro espíritu para continuar evolucionando, y precisamente ese es el motivo de estar aquí en la Tierra, es la causa de nuestra existencia, evolucionar.

Ahora que lo pensamos así,  considero que el mensaje que hay detrás de este consejo, se refiere a algo más profundo y revelador; “seamos capaces de dejar ir lo que ya no sirve a nuestro propósito. Dejemos ir ese electrón que estructura nuestros pensamientos antiguos y obsoletos, solo hasta que aprendamos a desprendernos del pasado, a vivir sin apegos es cuando disfrutaremos cada instante como si fuera no el último pero sí único, no esperando recibir más que lo que ya existe en este instante, en este presente, pues es todo lo que tenemos, el momento presente y nada más.

Permitamos que el electrón de los pensamientos obsoletos se aleje para dar espacio a los nuevos pensamientos configurados con nuevos electrones.

Con-ciencia Química

Las personas como las sustancias quimicas tambien se transforman.Carl Jung

La transformación ocurre después de una reacción

carl gustav jung, en las citas del pirata hacker, de xavier valderas

Al igual que las sustancias reaccionan químicamente con otras, somos nosotros como personas quienes también tenemos la capacidad de reaccionar al interactuar con otras personas y en base a ello dar lugar a una transformación. Depende de nosotros en qué queremos transformarnos después de esta interacción. Ésta es la mayor ventaja que tenemos con respecto a las sustancias: que nosotros decidimos cómo reaccionar o de qué forma reaccionar cuando ellas no. ¿Crees que siempre es posible decidir en qué transformarnos o simplemente la transformación ocurre automáticamente sin que tengamos ningún tipo de control sobre ello?

Habrá que ponerlo a prueba… ¿qué te parece?

Con-ciencia Química.

Aprender es un proceso que surge de un estado inconsciente de no conocer


De una estado inconsciente de desconocimiento del saber a un estado de saber el saber de forma inconsciente.

Cuando aprendemos es nuestra mente inconsciente quien está al mando de ese conocimiento

1

El proceso de  aprendizaje comienza con una llamada de atención del inconsciente al consciente, mensaje que podría ser algo así como: “Tengo-tienes que aprender tal o cual cosa”. Pero el aprendizaje en sí de algo por primera vez, es tarea propia del consciente. Una vez se ha aprendido lo que fuera que estaba pendiente, pasa al inconsciente, pues el consciente debe seguir ocupándose de todas las cosas cuyo archivo o experiencia aún no existe en el inconsciente, por ser nuevas o por no necesitar de un archivo o asociación neuronal para interactuar con ellas en el hacer de la vida cotidiana.

El proceso de aprendizaje podría explicarse de la forma siguiente:

Fase 1a. No somos conscientes de que no sabemos, es decir, desconocemos que no sabemos algo.

Fase 2a. Somos conscientes de que no sabemos.

Fase 3a. Durante el proceso de aprendizaje e inmediatamente después somos conscientes de que sabemos.

Fase 4a. Somos inconscientes de que sabemos.

Un ejemplo podría aclararlo más:

Fase 1a. No sabemos que no sabemos conducir un coche, tal  vez nunca hayamos visto uno, tal vez nunca pensamos que fuese complicado… Aún no hemos llevado al consciente la idea de que no sabemos hacer tal cosa, es decir, pertenece al reino del inconsciente tal conocimiento. No existe la asociación neuronal.

Fase 2a. Cuando nos encontramos con un coche y no podemos hacerlo funcionar ni manejarlo es cuando sabemos que no sabemos conducir y por ello debemos matricularnos en una auto-escuela con el fin de aprender a manejar el auto. Éste es el momento en que la idea pasa del inconsciente al consciente: nos hacemos conscientes de nuestra ignorancia. Nos apercibimos de que NO existe la asociación neuronal.

Fase 3a. Estamos aprendiendo a conducir, cada vez lo hacemos mejor. Toda vez que subimos al coche repetimos todos los pasos pertinentes con plena consciencia de cuál es cada uno de ellos, nuestros cinco sentidos están plenamente centrados en lo que estamos haciendo: “el embrague y el cambio de marchas a la vez, etc.” El consciente está encargado durante todo el tiempo que dura el aprendizaje, pues bucea en el inconsciente y la asociación neuronal sigue necesitando de más “hebras” para ser recordada (habrá que darle más consistencia).

Fase 4a. Ya hemos aprendido a conducir, y tenemos muchas horas de práctica al volante, por lo tanto cada vez que cogemos el volante del coche lo hacemos de forma automática, ya no pensamos en si hay que apretar el embrague para cambiar de marcha, o pisar el freno cuando veamos una luz verde, y etcétera. Somos ya unos expertos en el arte de la conducción y podemos conversar, escuchar música al tiempo que conducimos. Nuestra mente inconsciente está al mando, es decir, conduce el vehículo, por lo que nuestra mente consciente puede prestar atención a otras cosas. El camino o asociación neuronal ya es un hecho, y queda ahí encargado del conducir (patrón de conducta aprendido y repetido suficientemente número de veces para haberse convertido en automático).

FUENTE:

“PNL La llave del éxito” de Rosetta Forner. Grupo Editorial Tomao, S. A. de C. V. México, D. F.

Después de la información anterior hemos puesto en práctica dicho conocimiento con tal conocimiento. Me refiero a que llegamos a la fase dos, con hacer consciente nuestro desconocimiento respecto a las fases o etapas del proceso de aprendizaje. Esta información con toda seguridad nos va a ayudar a observar y evaluar el proceso de nuestro propio aprendizaje de alguna asignatura o rama del saber que estamos aprendiendo o deseemos aprender, ¡qué importante es!, pues con esto tenemos una guía que nos haga saber si realmente ya hemos hecho nuestro ese conocimiento que nos va a ayudar a cumplir lo que deseamos en nuestra vida.

Con-ciencia Química.

Importancia de la Bioetica. Oncologo Van Rensselaer Potter

¿Por qué Bioética?

bioetica00-300x169

El campo de estudio de la Bioética es más amplio de lo que podría haber imaginado. De lo que hasta hoy he investigado me resulta tan imprescindible seguir conociéndola para tener ese preciso conocimiento formativo que nos ayude a actuar basados en el respeto que merece todo aquello que involucre no solamente la calidad de la vida Humana, sino a todo organismo vivo y sistema biológico existente.

Aquí les comparto un extracto de quien fue uno de los principales  pioneros de esta ciencia tan imprescindible en el área médica, ambiental, de investigación, social y cultural:  Van Rensselaer Potter, quien responde  a Reich en una entrevista de 31 de agosto de 1992 cómo sucedió la forma en la que decidió llamar a esta ciencia bioética.

 

Pero ¿por qué llamarla bioética?  

2

     Van Rensselaer Potter

    Oncólogo

V. R. Potter un día, mientras se alejaba de McArdle Laboratories for Cancer Research” de la University of Wisconsin, se brotó en la mente de golpe la palabra “bioética”, que “fué precisamente un Eureka feeling”. Y a partir de entonces se encargó de explicar racionalmente qué significa y cuál es su contenido como ciencia:                                                                                       

“La Bioética ha aparecido como una nueva materia de estudio que enlaza el conocimiento biológico con el conocimiento de los sistemas de valores humanos . He escogido bio para indicar el conocimiento biológico, la ciencia sobre los sistemas vivos, y he elegido ética para  indicar el conocimiento sobre los sistemas de valores humanos“.

De modo más amplio: “El género humano necesita urgentemente de una sabiduría como guía para la acción, un saber cómo utilizar el conocimiento para el bien y el futuro de la condición humana, de una ciencia de la supervivencia, la bioética, que tiene el requisito fundamental de promover la calidad de vida. Consideramos que esta ciencia de la supervivencia debe ser construida, desde luego, sobre las ciencias biológicas pero llegando más allá de sus confines tradicionales, es decir, incluyendo los elementos fundamentales de las ciencias sociales y antropológicas, con particular referencia a la filosofía en su sentido estricto de “amor a la sabiduría“.

FUENTE:

Ciccone, Lino (2005). Bioética: historia, principios, cuestiones (2ª edición). Palabra. ISBN 9788482398990.

Neuronas espejo: nuestra capacidad de descubrir las emociones, pensamientos y conductas ajenas.

Es necesario Empatar para después ejercer las mejores decisiones que nos permitan vivir plenamente.

“La visión es la que proporciona el vínculo para comprender a los demás”

— Giacomo Rizzolatti—

5337 Giacomo Rizzolatti

A través de estudios realizados en el año de 1996 en la Universidad de Parma a cargo del equipo de Giacomo Rizzolatti, encontraron en el cerebro de monos un sorprendente grupo de células neuronales.

Los estudios demostraron que cuando los monos ejercían o ponían en práctica su capacidad motora, se encendían ciertas áreas neuronales, de igual manera se encendieron estas mismas áreas con solo observar a otros moverse.

neuronas-espejo21

Finalmente a este tipo de neuronas se les llamó “Neuronas Espejo o Especulares“, dado que reflejan el mundo externo que perciben a través de la observación.

neuronas-espejo

A pesar que desde un principio pudieron explicarse este mecanismo de acción como un acto de imitación,  fueron varias las interrogantes que los guiaban en la búsqueda de mayor información para comprender cuál era en verdad este mecanismo aparentemente nada complejo:

  • ¿Por qué con solo observar a otros se encendían/activaban estas áreas?
  • ¿Cuál era el mecanismo de acción para lograr activar las mismas zonas cerebrales?
  • ¿Qué factores intervenían en el proceso?

Las respuestas los llevó a algunas hipótesis: como una de las cuales es la que no hay diferencia entre

4observar o realizar lo que se observa, ya que se encienden las mismas áreas. Esta hipótesis como otras llevó a realizar mayor cantidad de investigaciones.

Aún que desde un principio no causó mucho expectación o motivo de investigación, se concluyó que este mecanismo de acción sobrepasa la explicación aún con toda la magnitud de conocimientos que se tienen sobre neurofisiología pura. Lo que se sabe o se afirma hasta el momento después de una gran cantidad de investigaciones posteriores es que a través de este sistema de espejo es posible sentir las emociones y/o sensaciones que con sus actitudes demuestran las personas a quien prestamos atención, al igual que ser capaces de imitar las acciones de otros.

El especialista Vilayanur Ramachandran afirma que “El descubrimiento de las neuronas espejo hará por la psicología lo que el ADN por la biología”. Son totalmente trascendentales los beneficios que puedan traer los estudios de la función de las neuronas espejo con aplicación a la psicología,  porque básicamente la mayor parte de los problemas o conflictos de la mente se basan en no comprender a otros, manifestando diversos comportamientos donde muchos de ellos llegan a afectar a las personas con las que estamos constantemente relacionándonos. Es a través de la práctica en las relaciones sociales que  se acrecienta nuestra capacidad de desarrollo y crecimiento de diversas potencialidades como seres sociales y resulta drásticamente importante lograr crear lazos sociales basados en la comprensión y respeto mutuo.

Giacomo participó en el simposio de Madrid, con su conferencia titulada “El Sustrato de la Sociedad del Conocimiento: El Cerebro. Avances Recientes en Neurociencia” , que ha sido organizado por la Universidad Complutense y por la Fundación Vodafone, donde recibió la siguiente entrevista, revelándonos la gran importancia de esta investigación que muy probablemente es el punto de partida para continuar profundizando en la concepción de mayor información que nos lleve a comprender cómo abordar y/o solucionar conflictos de la conducta humana, que indudablemente tiene una influencia en mejorar la estabilidad en todos los aspectos de nuestra vida en este Planeta, donde como observamos no está hecho para un solo ser vivo, sino para una gran cantidad de personas que pretendemos ser civilizadas; alimentando, preservando y ejerciendo los valores humanos universales que nos permiten vivir en armonía con nosotros mismos y con todo nuestro entorno.

5

Entrevista a Giacomo Rizzolatti- Neurobiólogo:

Analicemos la siguiente entrevista que nos enriquece porque sabemos que con estos descubrimiento es posible desde ya ponerlos en práctica en nuestra vida cotidiana al  recordar que nosotros somos los científicos de nuestra vida, tenemos a nuestro cargo una gran tarea, que es experimentar la vida de la mejor forma que creamos es posible:

Pregunta. ¿Qué le parece el hecho de que se comparen las neuronas espejo con el ADN?

Respuesta. Es un poco exagerado, pero quizá Ramachandran tenga razón porque el mecanismo de espejo explica muchas cosas que antes no se comprendían.

Pregunta. ¿Qué explica?

Respuesta. Por ejemplo, la imitación. ¿Cómo podemos imitar? Cuando se observa una acción hecha por otra persona se codifica en términos visuales, y hay que hacerlo en términos motores. Antes no estaba claro cómo se transfería la información visual en movimiento. Otra cuestión muy importante es la comprensión. No sólo se entiende a otra persona de forma superficial, sino que se puede comprender hasta lo que piensa. El sistema de espejo hace precisamente eso, te pone en el lugar del otro. La base de nuestro comportamiento social es que exista la capacidad de tener empatía e imaginar lo que el otro está pensando.

Pregunta. ¿Se puede decir que las neuronas espejo son el centro de la empatía?

Respuesta. El mensaje más importante de las neuronas espejo es que demuestran que verdaderamente somos seres sociales. La sociedad, la familia y la comunidad son valores realmente innatos. Ahora, nuestra sociedad intenta negarlo y por eso los jóvenes están tan descontentos, porque no crean lazos. Ocurre algo similar con la imitación, en Occidente está muy mal vista y sin embargo, es la base de la cultura. Se dice: “No imites, tienes que ser original”, pero es un error. Primero tienes que imitar y después puedes ser original. Para comprenderlo no hay más que fijarse en los grandes pintores.

Pregunta. Uno de los hallazgos más sorprendentes relacionados con este tipo de neuronas es que permiten captar las intenciones de los otros, ¿Cómo es posible si se supone que la intención de algo está encerrada en el cerebro del prójimo?

Respuesta. Estas neuronas se activan incluso cuando no ves la acción, cuando hay una representación mental. Su puesta en marcha corresponde con las ideas. La parte más importante de las neuronas espejo es que es un sistema que resuena. El ser humano está concebido para estar en contacto, para reaccionar ante los otros. Yo creo que cuando la gente dice que no es feliz y que no sabe la razón es porque no tiene contacto social.

Pregunta. Pero para que el sistema de espejo funcione es necesario que exista previamente la información en el cerebro que refleja. ¿No es así?

Respuesta. En el útero de la madre se aprende el vocabulario motor básico, o sea que ya tenemos ese conocimiento, el básico, que es puramente motor. Más tarde, al ver a otras personas, el individuo se sitúa en su propio interior y comprende a los demás. La visión es la que proporciona el vínculo.

Pregunta. ¿Hacia dónde irán ahora sus investigaciones?

Respuesta. Queremos estudiar las bases neuronales de la empatía emocional en animales. Me gustaría ver si las ratas, al igual que los monos [en los que se han identificado ya varios tipos de neuronas espejo], tienen el sistema de espejo porque en ese caso, las podríamos utilizar para la investigación médica, porque los monos son animales demasiados preciosos como para hacer este tipo de trabajos.

Pregunta. ¿Y en humanos?

Respuesta. Estoy convencido de que los trastornos básicos en el autismo se dan en el sistema motor. Estos pacientes tienen problemas para organizar su propio sistema motor y como consecuencia no se desarrolla el sistema de neuronas espejo. Debido a esto no entienden a los otros porque no pueden relacionar sus movimientos con los que ven en los demás y el resultado es que un gesto simple es para un autista una amenaza.

Esta es la serie de preguntas que le realizó el periódico EL PAÍS a el neurocientífico que está aportando su tiempo en la investigación para como bien él dice poder descubrir con el estudio en ratas cómo surge el poder de la empatía, conocimiento que causará gran ventaja en nuestra vida cultural y social.

El camino es largo pero hay qué caminarlo, para eso estamos aquí, porque durante el camino encontramos el conocimiento que nos acerca cada vez más a la evolución de todo lo que nos conforma para un mejor vivir. Elegir nuestros pensamientos y sentimientos nos aportará mayor satisfacción en cada aspecto de nuestra persona, de nuestra individualidad, para con ello ofrecer el máximo bienestar a los demás.